sábado, 31 de agosto de 2013

Capítulo 15: Por favor, créeme

Pooooooor fin el capítulo 15 Pequeñ@s sinsajos!! Habéis tenido suerte, lo hemos podido subir antes de irnos. Perdonad por la tardanza :( Y, ahora, disfrutad! :3



Las lágrimas recorren mi cara, pero, una vez más, él está ahí para limpiármelas. Le necesito, le necesito tanto que duele.
- Shh, tranquila- me dice con voz dulce.
Y me vuelve a abrazar, como ha hecho hace tan solo un minuto.
Recuerdo la conversación que acabamos de tener:
Unos ojos verdes me miraban desde la puerta, en seguida los reconocí.
- Michel- dije, con la voz temblorosa.
Él no dijo nada, tan solo se acercó a mí a grandes zancadas y me abrazó. Fue el primer abrazo después de lo que a mí me habían parecido siglos. No recordaba lo increíblemente cálido que era estar entre sus brazos. Ni lo tierno que era Michel cuando quería. 
- Estás bien, estás bien...- susurraba, mientras me acariciaba la sien con los labios.
Le devolví el abrazo con fuerza, no quería pensar en nada de lo que estaba pensando, pero no podía evitarlo.
- Michel, yo, el vídeo...
Sus brazos se aflojaron, levantó la cabeza y dio un paso atrás.
- ¿Es cierto, Prim? ¿No hay rastro de veneno de rastrevíspula en tu sangre?- preguntó con desesperación.
- N...no. Pero Michel, por favor, tienes que creerme. No recuerdo haber grabado ningún anuncio, jamás haría algo así, nunca. 
El me miraba con tristeza, aunque empezaba a notar confusión en el fondo de sus ojos.
- Venga, Mich. Sé que salí en el anuncio, yo misma me vi. Pero de verdad que no me acuerdo. Y..y además, no tengo ni idea de dónde está Finnick- me empezaban a escocer los ojos- ¿Crees que le traicionaría a él? ¿Y a todos vosotros?-  las lágrimas empezaron a salir de mis ojos- No sé que está pasando.

Me siento mucho mejor estando entre sus brazos. Ahora solo necesito que me crea. Porque si no, me derrumbaré.
- Sé que no lo hiciste voluntariamente. Pasara lo que pasara, aunque no te acuerdes, no lo hiciste a propósito.
- ¿De...de verdad me crees?- no puedo creérmelo.
- Sí, Prim, te conozco. Y también lo hacen tus padres, y sabemos que nunca nos traicionarías. Lo malo es que no todo el mundo aquí te conoce como verdaderamente eres. Tenemos que averiguar cómo te obligaron a grabar ese anuncio, y cómo lo olvidaste - me acaricia la cara con la yema de los dedos- no puedo creer que estés aquí. Vi el anuncio en el que Allison te golpeaba, todos lo vimos, fue horrible- la mano le empieza a temblar.
La sostengo contra mi cara.
- Estoy bien, Mich. ¿Cómo estás tú? ¿Qué ha pasado?
- A Lissa y a mí nos llevaron hasta un bunker, desde allí vimos el anuncio... Después de eso mi padre vino a buscarnos, y nos trajo hasta la base. Mi padre y los tuyos han estado muy ocupados con tu rescate, aunque después se convirtió en una búsqueda para atraparte. Los tres estaban muy indignados con eso. Ahora estoy yendo a entrenamientos de ataque. Nos estamos preparando, Prim, para lo que sea que venga.
- Pero Michel, no puedes presentarte si hubiera una batalla, es demasiado peligroso- sé que no debería estar diciéndole eso, yo sería la primera en presentarme. Pero la idea me asusta.
- Prim, después de todo lo que ha ocurrido no puedes esperar que me quede de brazos cruzados.
- Pues entonces yo también entrenaré, no pienso quedarme atrás.
- La verdad, no creo que te dejen salir de aquí hasta que descubran qué es lo que pasó con el anuncio. Así que tampoco creo que te dejen entrenar. Ellos lo ven como armar al enemigo- me da la sensación de que la idea de que no vaya a entrenar le alivia, y eso me enfada.
Michel parece darse cuenta, y con una risita me abraza con suavidad.
- No te enfades, tonta. Ven, vamos a dar un paseo. Ahora todos están cenando, nadie te verá.
Salimos por la puerta, y la cierro con cuidado. Me lleva a través de un largo pasillo, y llegamos hasta un portón de madera. Desde el interior llega un murmullo de voces, risas, y griterío. Es el comedor. Michel me conduce hasta un lateral, donde hay situados unos ventanucos en la parte superior. Nos subimos sobre unas cajas y observamos. El interior es más grande de lo que hubiera imaginado. Gente de todas las edades comía y comentaba con la gente de al lado. Michel me señala un grupo de chicos que está sentado es un mesa pequeña.
- Esos son mis compañeros de entrenamiento. -Harry, James, Charlie, Sarah, Mike, Lucy y Hannah- termina señalando a una chica castaña, muy guapa, con unas largas pestañas y unos ojos color miel- es una de las mejores, me llevo muy bien con ella- no puedo evitar que una oleada de celos me recorra.
- ¿Y esa de allí?- digo señalando a una chica sentada al final de la mesa. Tiene el pelo liso y de un rojo asombrosamente intenso. La nariz y las mejillas cubiertas de pecas, y unos ojos avellana que no levantan la vista de su plato.
- Ah, esa es Caroline. También estrena con nosotros, pero, la verdad, no habla mucho y...
- Parece simpática- le corto, quizás un poco bruscamente. No sé por qué, pero Caroline parece de verdad alguien en quien confiar.
Nos quedamos un rato en silencio, observando a la gente hablar y reír.
- Mira, ¿Ves a esa niña?- Michel me señala a una niña rubia con las mejillas sonrosadas- Lleva aquí dos años, apareció un día sin más en la entrada. Tiene cinco años, y desde que está aquí no ha hablado ni una sola vez. Se llama Karen. No se, me parece tan raro...
La observo durante unos segundos.
- ¿Con quién está?- La niña está comiendo con un hombre y una mujer muy morenos de piel.
- Esos son los Sanders. La acogieron desde el primer día. Son como sus padres.
Después de eso, Michel me lleva por una serie de pasillos que nos llevan hasta una puerta metálica. La abre, y el fresco aire y el olor a pino me golpean la cara. Estamos en la parte trasera de la base, que está oculta entre unos altísimos pinos, por lo que es imposible divisarla por el exterior. Andamos un poco hasta llegar a un pequeño arroyo, sin alejarnos demasiado de la base. Es arroyo está rodeado por una flores silvestres preciosas, de todos los colores. Nos sentamos sobre las hojas secas de pino. El olor es tan embriagador que no puedo evitar cerrar los ojos.
- Te he echado muchísimo de menos, Michel- digo con voz pausada, ha llegado el momento de decir lo que he estado cavilando durante estos días
-Yo también, Prim. No te imaginas cuanto- dice mientras juguetea con unas flores de color violeta, con los pétalos redondeados.
- He estado pensando en lo último que me dijiste antes de subir en aquél aerodeslizador- el pulso se me va acelerando cada vez más- Mich..Michel- la voz se me quiebra- siento no haberme dado cuenta antes, supongo que siempre fue así, pero que no me quería dar cuenta de ello. Si no te lo digo ahora, no te lo diré jamás. Y tengo la sensación de que no me queda tiempo- las manos me tiemblan violentamente- Te quiero- y vuelvo a cerrar los ojos. Porque tengo miedo, miedo a que estos días lo hayan cambiado todo entre nosotros.
Noto su mano en mi pelo, cómo me coloca con suavidad una flor detrás de la oreja. Pero no vuelve a quitar la mano. Abro los ojos, y me sorprende encontrar su cara muy cerca de la mía, sonríe. Y es de felicidad, de verdadera felicidad. Mi respiración se acelera.
- Solo necesitaba eso- susurra, y su aliento me hace cosquillas en los labios.
Cierro los ojos, y el tiempo se para. El roce de sus labios sobre los míos es suave, cálido y tierno. Aunque cada vez se va haciendo más apremiante. Michel me sujeta la cara con las manos. Es como si en estos momentos tuviéramos que aprovechar todo el tiempo perdido. Cuando nos separamos, abro los ojos, nuestros alientos mezclándose.
Sonrío, sonríe. Entonces, un arbusto a nuestra izquierda se remueve, y los dos giramos la cabeza rápidamente. Un ciervo nos mira con ojos brillantes y curiosos. Después se gira y desaparece a paso rápido tras unos árboles. Oigo la risa grave de Michel, y no puedo evitar reírme. Es entonces cuando lo olvido todo, cuando dejo de ser la chica que ha traicionado a su gente sin saber cómo, cuando solo soy una chica sin preocupaciones. Que, por un momento, es feliz.

14 comentarios:

  1. Me encanta, espero el siguiente capitulo!!!!!!!!!!!!!!!

    ResponderEliminar
  2. Me encantaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    Por cierto tienees en mi blog una nominacion a un premio:)
    un beso!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Grciaaas Celia!! :3 Ahora mismo nos pasamos, un beso :*

      Eliminar
  3. Hola, te he nominado en unos premios en mi blog, pásate para verlo: http://estuveciego.blogspot.com.es/2013/09/premios.html

    ResponderEliminar
  4. Eres un blog encadenado pasate http://laultimavidente.blogspot.mx/2013/09/premiosblog-encadenado-y-mi-regreso.html?showComment=1378372106133#c4508122761145691370

    ResponderEliminar
  5. Te he nominado en mi blog, pasate: http://turincondecultura.blogspot.com.es/2013/09/premios.html
    Genial capitulo :3

    ResponderEliminar
  6. ¡Hola!

    Me pasaba por aquí para decirte que te he nominado a varios premios. Pásate por mi blog en cuanto puedas :)

    Saludos.

    Noelia Mellark

    http://dandelionmellark.blogspot.com.es/2013/09/blogs-encadenados.html

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hooola, Noe ^^ Ahora mismo nos pasamos, gracias!! ^^

      Eliminar
  7. Muy bueno!!! Espero con ansias el siguiente

    ResponderEliminar